Los nuevos desafíos de la malaria y los enfoques locales para superarlos

22 de abril de 2021

Los nuevos desafíos de la malaria y los enfoques locales para superarlos

por Thomas Hall

Incluso mientras luchamos contra el COVID-19, existen nuevos desafíos en nuestra lucha continua para erradicar la malaria.

La pandemia está causando importantes interrupciones en los servicios de salud debido a bloqueos, restricciones presupuestarias y trabajadores de la salud ansiosos. El Imperial College de Londres estima que las muertes por paludismo durante los próximos cinco años pueden aumentar hasta en un 36%. También luchamos contra la complacencia. En muchos países, los casos se han estabilizado en lugar de disminuir; en algunos, la enfermedad va en aumento. 

Mientras tanto, como escribí en Scientific American a principios de este año, una nueva cepa de la malaria resistente a los medicamentos ha surgido en África. Debemos monitorear atentamente su propagación y coordinar nuestra respuesta para mantener la efectividad del tratamiento y prevenir más muertes en el continente. 

El enfoque de la Organización Mundial de la Salud de “gran carga a alto impacto” exige una respuesta impulsada por los países a la creciente preocupación por el estancamiento en la lucha para erradicar la malaria. En MSH, hemos visto que apoyar el liderazgo local y comunitario es un enfoque sólido para lidiar con un gran problema.

En Benin, apoyamos el desarrollo de una aplicación móvil que ayuda a los trabajadores de salud de la comunidad a diagnosticar y tratar casos y proporciona información general del paciente a un depósito de datos nacional para ayudar a rastrear casos y adquirir suministros. También apoyamos al Programa Nacional de Control de la Malaria en el lanzamiento de un aplicación sin conexión para facilitar la recopilación de datos, mejorar la precisión y facilitar la toma de decisiones en tiempo real para la quimioprevención de la malaria estacional. Usando un teléfono inteligente y un pequeño panel solar para mantenerlo cargado en ubicaciones remotas, los trabajadores de la salud brindaron tratamiento preventivo a 302,448 niños el año pasado, y el 95% recibió las cuatro rondas requeridas. 

Otra aplicación movil está ayudando a los voluntarios de salud de la comunidad de Madagascar a diagnosticar y tratar adecuadamente los casos sospechosos de malaria. Los voluntarios de salud de la comunidad pueden acceder a formularios digitales a través de la aplicación, que se alimenta del sistema nacional de informes de salud y transmite información rápidamente a los funcionarios de salud pública al mismo tiempo que informa sobre la distribución de suministros esenciales para evitar la escasez. Cuando COVID-19 llegó a las costas de Madagascar, agregamos un nuevo módulo para que los voluntarios también puedan realizar actividades educativas y de rastreo de contactos.

En Malawi, MSH está ayudando al Programa Nacional de Control de la Malaria a proporcionar servicios de alta calidad a nivel de las instalaciones y la comunidad en 10 distritos. También lideramos la implementación de un programa comunitario para administrar tratamiento preventivo intermitente a mujeres embarazadas.

Y en Nigeria, estamos apoyando servicios de malaria de calidad en ocho estados objetivo, proporcionando capacitación en cascada dirigida por pares a los supervisores de salud del gobierno local, quienes luego comparten sus conocimientos con los trabajadores de salud de primera línea. Las habilidades adquiridas incluyen la realización de pruebas de malaria, la dosificación de medicamentos antipalúdicos y la derivación de casos graves de malaria.

Hemos visto que el liderazgo local marca la diferencia y que podemos seguir adelante, incluso mientras luchamos contra el COVID-19. Al conmemorar el Día Mundial del Paludismo este año, que sea un llamado renovado a la acción y al compromiso y a los recursos que los líderes locales necesitan para actividades sostenidas contra el paludismo.