Angola

Angola

Desde principios de la década de 2000 y el final de una guerra civil de casi 30 años, hemos trabajado para fortalecer el sistema de salud sobrecargado y con escasos recursos de Angola.

Consejeras de pares sobre el VIH en Angola

Involucrar a las comunidades en Angola

Involucrar a los grupos vulnerables en su propio cuidado es clave para el control de la epidemia. Los trabajadores sexuales son una población clave vital para poner fin a la epidemia del VIH y el SIDA, pero la violencia y la discriminación son barreras para llegar a esa población. En Angola, nuestros programas trabajaron con profesionales del sexo para crear una intervención centrada en el cliente que se centra en encontrar, realizar pruebas y tratar el VIH. Las trabajadoras sexuales fueron capacitadas como consejeras de pares del VIH para brindar una fuente segura y confiable de información y asesoramiento a través del proceso de prueba y tratamiento del VIH. Entre 2017 y 2019, el proyecto sensibilizó a más de 24,000 trabajadoras sexuales en la provincia de Luanda.

RESUMEN

Con el apoyo de USAID, PEPFAR y otros socios, hemos colaborado con el Ministerio de Salud de Angola para fortalecer las cadenas de suministro farmacéutico; aumentar el acceso a los productos básicos de salud; establecer un modelo sostenible para brindar servicios de VIH y SIDA de alta calidad; llegar a las poblaciones clave con servicios de prevención, atención y tratamiento; y mejorar la capacidad de los gobiernos municipales y provinciales para planificar, financiar y supervisar programas de salud.

Llegar a las poblaciones clave con servicios de prevención, atención y tratamiento es fundamental para la lucha de Angola contra el VIH. Los grupos semanales de apoyo entre pares para trabajadoras sexuales ayudan a abordar las barreras estructurales, como la violencia de género (VBG), que las pone en mayor riesgo de contraer la infección por el VIH.
En el marco de proyectos financiados por PEPFAR, los equipos de MSH han estado empleando pruebas de casos índice como una estrategia para alcanzar los objetivos 90-90-90 de ONUSIDA. En las pruebas de caso índice, se solicita a una persona con infección por VIH confirmada (un caso índice) que se comunique con miembros de la familia (hijos, cónyuge, parejas sexuales, hermanos y padres) para invitarlos a hacerse la prueba del VIH. Vea este seminario web para obtener más información a través de tres estudios de caso de Etiopía, Angola y Malawi.