Construyendo una respuesta equitativa en Guatemala

Apoyo a Mujeres Embarazadas, Indígenas y Adolescentes durante la Pandemia del COVID-19

“COVID-19 ha reconfigurado las vidas y las realidades de las personas y las familias, y ha resultado en el reenfoque de las prioridades y los presupuestos de salud. En Guatemala, las mujeres y adolescentes embarazadas han perdido el acceso a los servicios prenatales y preventivos esenciales o la atención institucional del parto, y hemos visto un aumento en los partos domiciliarios, las complicaciones obstétricas y la morbilidad o mortalidad materna”.

— Mirna Montenegro, Directora de OSAR

Como en la mayoría de los países, los desafíos planteados por el COVID-19 en Guatemala han reducido el acceso de las mujeres a servicios esenciales y han impactado negativamente en la salud de mujeres y adolescentes. Las comunidades indígenas en el Altiplano Occidental del país se han visto particularmente afectadas debido a las debilidades preexistentes del sistema de salud, que lucha por brindar una atención de alta calidad que responda a las necesidades y prioridades de las mujeres indígenas rurales.

Un análisis liderado por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva (OSAR) muestra que entre 2019 y 2020, Guatemala experimentó disminuciones del 30 % en la asistencia a la atención prenatal, del 70 % en el acceso a la planificación familiar y del 35 % en la atención institucional del parto, con disminuciones más pronunciadas en las comunidades indígenas y pobres.

Mantener los servicios de salud esenciales para mujeres, niños y adolescentes mientras se mitiga el impacto de la pandemia representa un tremendo desafío.


Adaptar el apoyo para satisfacer las necesidades de las mujeres indígenas embarazadas durante la pandemia

Las Proyecto Madres y Bebés Saludables — conocido por su nombre local en el idioma Quiché, Utz' Na'n, — fortalece la capacidad local para brindar atención prenatal (APN) de alta calidad y culturalmente respetuosa y mejorar el uso de APN oportuna y de calidad por parte de las mujeres y adolescentes indígenas. Implementado por Management Sciences for Health (MSH), junto con socios locales Asociacion PIES de Occidente (PIES), OSAR y el Ministerio de Salud de Guatemala, el proyecto está trabajando para construir un sistema de salud más equitativo y receptivo en los departamentos de Quetzaltenango y San Marcos en la región del Altiplano de Guatemala.

Mujer embarazada en Guatemala hablando por teléfono
Crédito de la foto: MSH

“Cuando llegó el COVID-19 a Guatemala, muchas mujeres no podían viajar a los centros de salud para asistir a los controles prenatales debido a los cierres locales, por lo que ayudamos a las parteras tradicionales (comadronas) conectarse con mujeres embarazadas a través de otros medios, incluido WhatsApp, para brindar asesoramiento por teléfono. Esto permitió a las comadronas continuar con el seguimiento de las madres embarazadas, responder preguntas sobre su embarazo y derivarlas a los establecimientos de salud en casos de emergencia”.

— Felipe López, Director del Proyecto Utz' Na'n

Incluso durante la pandemia, con el apoyo de nuestros socios locales y en colaboración con el Ministerio de Salud y una red de parteras, el proyecto continuó implementando su innovador modelo de atención prenatal grupal, que se está ampliando para mejorar la calidad y la capacidad de respuesta cultural de los servicios. . En los últimos meses, el proyecto ha capacitado a más de 50 facilitadores en los departamentos de San Marcos y Quetzaltenango, quienes comienzan a convocar sesiones grupales de ANC en grupos pequeños que se reúnen al aire libre para respetar los protocolos de seguridad del COVID-19.

Incluir a las mujeres embarazadas en la Respuesta Nacional al Covid-19 de Guatemala

En apoyo al plan de respuesta al COVID-19 del gobierno, el proyecto también abogó por incluir a las mujeres embarazadas y adolescentes como un grupo prioritario en el despliegue nacional de vacunación contra el COVID-19. En asociación con la Asociación de Enfermedades Infecciosas de Guatemala, la Asociación de Ginecólogos y Obstetras y el Colegio de Médicos, los socios del proyecto lanzaron una estrategia de promoción para usar la promoción basada en evidencia con funcionarios de salud y legisladores a nivel nacional. Esfuerzos regionales similares fueron realizados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)/OMS proporcionando validez adicional para la priorización de mujeres embarazadas.

“Con datos recientes en la mano, comenzamos a abogar tanto con el Congreso como con el Viceministro de Atención Primaria de Salud por la creación de una nueva oficina nacional enfocada únicamente en promover la salud maternoinfantil durante la pandemia, y la asignación de recursos suficientes para garantizar la continuidad de los servicios esenciales de salud materna, incluso para los más marginados”.

— Mirna Montenegro, Directora de OSAR

Como resultado de estos esfuerzos, y con el apoyo de evidencia global sobre la seguridad de la vacuna COVID-19 para mujeres embarazadas y lactantes, en septiembre de 2021, el Ministerio de Salud de Guatemala comenzó a priorizar a las mujeres embarazadas en la estrategia nacional de implementación de la vacuna contra el COVID-19.

Personal de MSH en Guatemala trabajando con socios locales
Crédito de la foto: MSH

“Nuestros esfuerzos para compartir datos para la toma de decisiones dieron como resultado actualizaciones de las pautas de vacunación, discusiones informadas con tutores/tutores y personal de salud sobre la necesidad de llegar a las adolescentes embarazadas con la vacuna”.

— Mirna Montenegro, Directora de OSAR

A principios de septiembre, las vacunas contra el COVID-19 estuvieron disponibles para las mujeres embarazadas y se lanzó una campaña nacional de comunicación con mensajes clave para las mujeres embarazadas, incluidas campañas diferenciadas en lenguas indígenas. En Quetzaltenango y San Marcos, el proyecto comenzó a monitorear la implementación del plan nacional de vacunación contra el COVID-19 entre las mujeres embarazadas; el suministro de vacunas contra la COVID-19, incluso en establecimientos de salud muy remotos; y si la información precisa sobre la vacuna está llegando a las mujeres indígenas embarazadas y sus familias. Esta estrategia incluyó deliberadamente a adolescentes embarazadas jóvenes (de 12 a 17 años) en la estrategia nacional de vacunación, ya que más del 30% de todos los embarazos en Guatemala son de adolescentes.

Satisfacer las necesidades de salud de las mujeres y adolescentes indígenas y rurales durante la pandemia y más allá requiere un enfoque tanto nacional como comunitario. Utz'Nan'n continuará abogando por la inclusión de mujeres embarazadas en la respuesta nacional a la pandemia. Mientras continúa fortaleciendo los servicios de atención prenatal para mujeres embarazadas utilizando trabajadores de salud comunitarios confiables, como parteras tradicionales. Sabiendo que la atención prenatal ofrece un excelente punto de entrada para brindar información precisa sobre la prevención de la COVID-19 y la seguridad de las vacunas, el proyecto combinará estos esfuerzos para garantizar que se dé prioridad a las mujeres y adolescentes rurales, indígenas y embarazadas.

Buscar