Guardianes de turno: Conozca a las parteras que marcan la diferencia para las madres afganas

Mayo 30 del 2023

Guardianes de turno: Conozca a las parteras que marcan la diferencia para las madres afganas

Farzana,* una partera experimentada en la provincia de Nangarhar en Afganistán, nunca olvidará el día a mediados de agosto de 2021 cuando se enfrentó a una elección imposible. “Estaba de guardia en nuestra clínica y entró una madre que estaba de parto”, recuerda. “Inicié los procedimientos habituales para estabilizar a la paciente y brindarle la atención que requería cuando, de la nada, comenzaron tiroteos esporádicos en las afueras de nuestro establecimiento de salud. Todos estábamos aterrorizados”.

Partera de Afganistán: miembro del equipo Bamyan_AFIAT asesorando a una partera local sobre el uso de una herramienta para especificar EDD. Foto de AFIAT
Un miembro del equipo de AFIAT asesora a una partera local en Bamyan, Afganistán. Crédito de la foto: AFIAT

Los talibanes tomaron el control de Nangarhar ese día, y la capital del país, Kabul, lo siguió horas después. Farzana sabía que todo estaba por cambiar, para ella, para su comunidad y para su país, pero una cosa se mantuvo firme: su dedicación y compromiso con las mujeres que la necesitan. “No estaba segura de si debía ir a casa con mi propia familia o quedarme con la madre que necesitaba mi ayuda para dar a luz a su bebé de manera segura. Opté por quedarme en la clínica. Era mi deber como partera quedarme con ella”.

Incluso en las áreas más remotas, las parteras como Farzana han desempeñado durante mucho tiempo un papel fundamental como proveedoras confiables de atención primaria de la salud en Afganistán. Sobre la base de más de cuatro décadas de experiencia en el país, Management Sciences for Health (MSH) trabaja en estrecha colaboración con las parteras como socios clave para mantener la calidad de la atención para mujeres y recién nacidos.

A través de los fondos de USAID Asistencia para familias y afganos indigentes para prosperar (AFIAT), MSH está capacitando a parteras en un modelo innovador de atención prenatal y posnatal basado en grupos para ayudarlas a empoderar y equipar a las madres con información precisa, servicios de salud de calidad y espacios seguros para discutir desafíos y compartir experiencias.

“El modelo se enfoca en apoyar a las madres mientras aprenden y comparten en entornos de grupos pequeños, fomentando un sentido de comunidad y hermandad durante un momento particularmente difícil para las mujeres en Afganistán. Durante las sesiones, las madres aprenden sobre muchos temas para mantenerlas saludables durante el embarazo y el posparto. La partera también las ayuda a realizar autoevaluaciones, las evalúa para detectar depresión prenatal y les hace un chequeo individual a cada una para ayudarlas a conectarse con la atención adecuada en el momento adecuado”.

— Samrina, asesora sénior de partería, AFIAT

Para muchos miembros del personal de AFIAT, el trabajo es personal. “Las parteras realmente brindan apoyo vital a las madres, y mi trabajo ahora es ayudarlas a desarrollar sus habilidades y aprender estos nuevos enfoques”, comparte Roqia, oficial de programa en el equipo de partería de AFIAT. Partera de profesión desde 2006, cita la desgarradora experiencia de su propia familia como lo que la impulsa a ayudar a otras parteras a brindar la mejor calidad de atención posible a sus pacientes. “Mi familia vivía en una zona aislada y remota del país, por lo que mi madre tuvo que dar a luz a mi hermanito en casa. Desafortunadamente, el bebé murió poco después de nacer y mi madre falleció por complicaciones posparto varios meses después. Fue un momento muy doloroso para mi familia”, dice, y señala que las cosas podrían haber resultado diferentes si su familia hubiera tenido el apoyo y la orientación de una partera.

“Para mi madre y mi hermano, no había ningún centro de salud cercano; no había ambulancia. Si una partera hubiera estado allí, probablemente ambos habrían sobrevivido. Todos los días cuando voy a trabajar, recuerdo ese dolor que sintió mi familia y quiero evitar que cualquier otra familia sufra lo mismo. Por eso me hice partera”.

— Roqia, Oficial de Programas, AFIAT

Ahora, como miembro clave del equipo de partería de AFIAT, Roqia ayuda a capacitar a parteras en cuatro provincias en el modelo basado en grupos para que puedan implementar el enfoque en sus propias clínicas. “Cada vez que visito un centro de salud y hablo con mujeres que forman parte de estos grupos, puedo ver cómo les afecta y cuán importante es esta intervención para las mujeres en Afganistán”, dice.

Las mujeres que participan en las sesiones grupales han sido muy receptivas, y muchas han brindado comentarios sobre los temas tratados que las ayudaron a cuidarse mejor a sí mismas y a sus bebés y a sentirse más seguras para tomar decisiones sobre su propia salud. “Anteriormente, no amamantaba a mis bebés hasta tres días después del nacimiento debido a creencias y costumbres culturales”, comparte Meriam,* una madre de Kabul que participó en sesiones grupales de atención prenatal (ANC) durante su embarazo más reciente. “Después de las sesiones grupales, entendí la importancia de la lactancia materna inmediata y continua para un recién nacido, por lo que decidí comenzar a amamantar dentro de la primera hora después del parto. Me alegro de haber sabido cómo alimentar a mi bebé de esta manera”, dice.

“[Antes] no tenía información sobre el embarazo y el parto, y nunca podía preguntarle a mi familia al respecto. Durante las sesiones de grupo, pude participar activamente en las discusiones y plantear mis inquietudes. Ahora me siento más segura de mí misma, más capaz y más informada que antes, y estoy muy feliz y satisfecha con la atención que me brindaron”.

— Tasneem,* madre primeriza y participante del grupo ANC de la provincia de Kandahar

Desde agosto de 2021, el apoyo de las parteras se ha vuelto aún más crítico y aún más desafiante. “Ahora, las parteras deben asistir a sus trabajos en los centros de salud con su mahram, que es un miembro masculino de la familia que actúa como su tutor”, explica Roqia. “Se espera que su mahram pase todo el día allí, lo que no siempre es posible. Algunas parteras han tenido que renunciar en varias provincias debido a la falta de un mahram o porque su mahram tiene un trabajo de tiempo completo y no puede acompañarlas”.

A pesar de los desafíos que vienen con estas nuevas realidades sobre el terreno, el trabajo continúa. En marzo, AFIAT amplió la actividad a dos nuevas provincias, Bamyan y Nangarhar, para llegar a más mujeres a través de este modelo de atención basado en grupos. Farzana se encuentra entre las parteras que fueron capacitadas por AFIAT y ahora lideran la implementación de este modelo en las dos provincias. “Ya teníamos educación para brindar estos servicios de salud, pero estas capacitaciones son muy importantes para continuar desarrollando nuestras habilidades”, dice ella.

Partera de Afganistán: AFIAT PIO brinda tutoría práctica sobre el trabajo de parto normal a una partera que utiliza un modelo de examen de maternidad en un centro de salud básico local. Foto de AFIAT
Una partera recibe tutoría práctica sobre el trabajo de parto normal de un miembro del equipo de AFIAT. Crédito de la foto: AFIAT

Hasta ahora, parteras capacitadas por AFIAT como Farzana han inscrito a 62 mujeres en seis centros de salud en Bamyan y Nangarhar, y el apoyo ha marcado una gran diferencia en la salud de estas futuras madres. Después de tres sesiones de atención prenatal, al 33 % de las mujeres se les diagnosticó desnutrición aguda moderada y se las remitió a un asesor en nutrición, mientras que a casi el 44 % se les diagnosticó anemia y recibieron suplementos de hierro. Además, al 43 % se le diagnosticó depresión prenatal y se remitió a un consejero psicosocial para recibir apoyo. “Como partera, estoy orgullosa de estar aquí para ayudar a las madres y sus bebés a sobrevivir y prosperar”, dice Farzana.

En las cuatro provincias apoyadas directamente por AFIAT, casi 200 mujeres en 12 establecimientos de salud han participado en las sesiones grupales. El proyecto también apoya a la Asociación de Matronas de Afganistán para implementar el modelo basado en grupos en seis establecimientos de salud en otras tres provincias. En última instancia, es la dedicación y el compromiso compartidos de las parteras afganas lo que sustenta estas intervenciones que salvan vidas.

“Las parteras son verdaderamente el centro de la calidad de la atención”, dice Samrina. “No podemos detener nuestro trabajo; no podemos tomar un descanso. Estos esfuerzos deben continuar para garantizar que todas las mujeres embarazadas, las madres y sus bebés en Afganistán reciban la atención de alta calidad que merecen”.

*Nombre cambiado por privacidad.