Impacto de la entrega de vacunas de rutina al estilo de una campaña: una evaluación cuasi-experimental utilizando datos de servicios de salud de rutina en la India

Impacto de la entrega de vacunas de rutina al estilo de una campaña: una evaluación cuasi-experimental utilizando datos de servicios de salud de rutina en la India

Emma Clarke-Deelder, Christian Suharlim, Susmita Chatterjee, Logan Brenzel, Arindam Ray, Jessica L Cohen, Margaret McConnell, Stephen C Resch, Nicolas A Menzies

Política y planificación sanitaria, Volumen 36, Número 4, mayo de 2021, páginas 454–463, https://doi.org/10.1093/heapol/czab026

Resumen

El mundo no está bien encaminado para lograr los objetivos de cobertura y equidad de la inmunización descritos en el Plan de acción mundial sobre vacunas de la Organización Mundial de la Salud. Muchos países luchan por aumentar la cobertura de la vacunación de rutina y hay poca evidencia sobre cómo hacerlo de manera efectiva. En la India en 2016, solo el 62% de los niños habían recibido un ciclo completo de vacunas básicas. En respuesta, en 2017-18, el gobierno implementó la Misión Intensificada Indradhanush (IMI), un esfuerzo a nivel nacional para mejorar la cobertura y la equidad utilizando una estrategia de estilo de campaña. Los enfoques de campaña para la entrega de vacunas de rutina como IMI, a veces llamado 'intensificación periódica de la inmunización de rutina' (PIRI), se utilizan ampliamente, pero hay poca evidencia sólida sobre su efectividad. Realizamos una evaluación cuasi-experimental de IMI utilizando datos de rutina sobre las dosis de vacuna administradas, comparando distritos que participaban y no participaban en IMI. Nuestra muestra incluyó todos los distritos que podrían fusionarse con los datos de las encuestas demográficas y de salud de la India de 2016 y tenían datos disponibles para todo el período de estudio. Utilizamos un análisis controlado de series de tiempo interrumpido para estimar el impacto de la IMI durante el período de implementación de 4 meses y en los meses posteriores. Este método asume que, si no hubiera ocurrido IMI, las tendencias de vacunación habrían cambiado de la misma manera en los distritos participantes y no participantes. Encontramos que, durante la implementación, el IMI aumentó la entrega de 13 vacunas infantiles, con una mediana del efecto del 10.6% (intervalo de confianza del 95%: 5.1% a 16.5%). No encontramos evidencia de un efecto sostenido durante los 8 meses posteriores a la finalización de la implementación. Durante los 12 meses desde el inicio de la implementación, estimamos reducciones en el número de niños subinmunizados que eran grandes pero no estadísticamente significativas, que iban del 3.9% (−6.9% al 13.7%) al 35.7% (−7.5% a 77.4%). %) para diferentes vacunas. Los mayores efectos se produjeron en las primeras dosis de vacunas contra la difteria, el tétanos, la tos ferina y la poliomielitis: la IMI llegó a aproximadamente un tercio de los niños que de otro modo no habrían recibido estas vacunas. Esto sugiere que PIRI puede tener éxito en aumentar la cobertura de inmunización de rutina, particularmente para las vacunas infantiles tempranas, pero pueden ser necesarios otros enfoques para lograr mejoras sostenidas en la cobertura.

Buscar